Logo Juan CandelarioAparentemente la estrategia del abogado defensor es sencilla: convencer al jurado de que imponga a su cliente el peor castigo.

Extraña la estrategia del abogado? Prima facie, sí. Pero más extraño aún es que seguramente su cliente está de acuerdo.

Veamos el asunto.

En el 2007, Steven Hayes, el cliente, hoy de 47 años de edad, junto con otro hombre ingresó al hogar del Dr. William Petit en Cheshire, Connecticut, para robar. La invasión terminó en una de las peores tragedias de su tipo en Estados Unidos: Hayes y su cómplice mataron a la esposa del Dr. Petit y a sus 2 hijas de 11 y 17 años. El Dr. Petit fue salvajemente golpeado con un bate de béisbol y sobrevivió milagrosamente.

El crimen fue particularmente violento. Los dos ladrones tras golpear al padre, obligaron a la madre a sacar dinero de un Banco. Luego, la violaron y después la estrangularon. Posteriormente amarraron a las niñas a sus camas, cubrieron sus cabezas con sobre fundas, echaron gasolina y prendieron fuego a la casa. Las niñas murieron por inhalación de humo.

El 5 de octubre pasado, un jurado de una Corte de New Haven encontró culpable a Steven Hayes, que por cierto no mostró ninguna emoción cuando el dictamen fue leido. Su cómplice, Joshua Komisarjevsk, tendrá su día en la corte el próximo año. Ahora este mismo jurado está decidiendo el castigo que recibirá el ya convicto. La decisión está entre cadena perpetua o la pena de muerte.

Anoche el jurado completó su segundo día de deliberaciones sin ponerse de acuerdo. El jurado está dividido. Esta mañana continuaron las deliberaciones. A esta hora (mediodía del domingo) aún se espera el veredicto.

Anoche, después que el jurado concluyó sus deliberaciones, vi en Fox News a Rod Wheeler explicar lo siguiente: aparentemente la estrategia del abogado defensor ha consistido en presentar el argumento según el cual su cliente merece el peor castigo y el peor castigo de los dos (vida en prisión o pena de muerte), según el letrado, es la vida en prisión.

Interesante. De ordinario tu estrategia de defensa consiste, como es natural, en convencer al jurado de que debe imponer la menor pena a tu defendido. En este caso, la estrategia del abogado parece consistir en algo como: mi cliente merece el peor castigo por los crímenes cometidos. Y ese peor castigo, no es la pena de muerte; es la vida en prisión. Por lo tanto, condenen a este desgraciado, mal nacido y maluco asesino a cadena perpetua; no a pena de muerte.

La estretegía no parece mala. No sabemos si finalmente funcionará y el jurado condenará al Sr. Steven Hayes a cadena perpetua y no a muerte (la decisión podría conocerse en cualquier momento). Lo que si parece cierto es que al menos hasta el momento en que escribo estas líneas (mediodía del domingo), le ha dado resultado: un jurado dividido cuando todas las condiciones parecen dadas para que la condena a muerte sea unánime.

El abogado ha hecho un buen trabajo en la defensa de su patrocinado. De ello no hay dudas. Tu no la tienes fácil cuando la mejor defensa que puedes estructurar para tu cliente es: él merece el peor castigo!

[Recuerda que puedes dejar tu comentario (respetuoso, por favor). Y si lo deseas puedes suscribirte a este blog, haciendo clic en el link correspondiente que se encuentra a la derecha de esta página]

Otras entradas:
De detractor a promotor. Mi transición
La Cultura Occidental es mi Cultura
Latinoamérica. Deberíamos ser más exigentes con nosotros mismos

Cuando el abogado dice: mi cliente merece el peor castigo

Comments

comments

Etiquetado en: